Chocolate y Vino


Chocolate y Vino

photo-blog

CHOCOLATE Y VINO

El maridaje del vino con chocolate ha sido un tema polémico y controversial por muchos años, ya que antes se creía que ambos eran incompatibles debido a sus características similares que poseen el uno del otro.

Por estas razones no se podía entender que pudieran llegar a lograr un buen maridaje. Aunque aun hay personas que se resisten a combinarlos, se puede llegar a lograr resultados increíbles y deliciosos teniendo la capacidad de distinguir las señas particulares de cada uno.

Para ser capaz de llegar a crear un maridaje perfecto se debe tener en cuenta la intensidad de sabores tanto del vino, como del chocolate, ya que si se quiere maridar un vino demasiado fuerte con un chocolate de sabor ligero, el chocolate pasara completamente desapercibido al gusto del paladar, pues el vino lo opacara con su intensidad, o de forma contraria, un chocolate amargo con un vino delicado o dulce, tampoco podríamos lograr el maridaje que buscamos de esta manera.

Comenzemos a partir de la idea de que ambos son productos que se pueden catar, y en los que de igual manera podemos encontrar características claras y particulares, como son aroma y sabores que definirán si son compatibles o no.

Los claves indispensables que debemos tomar en cuenta en cada uno para el maridaje son: Acidez, dulzor, aroma y amargor.

Otro punto importante para lograr un buen maridaje debe ser asegurarse de obtener un chocolate de excelente calidad, sin importar si será amargo, blanco, o de leche, dependiendo de gustos en particular, este debe ser impecable, para mejores resultados.

Como ya lo mencionamos una de las reglas principales de degustación es comenzar de lo más claro a lo más oscuro, y de lo más fuerte, a lo más ligero.

Lo ideal es partir con un chocolate blanco o de leche, continuando con uno semi amargo, para finalizar con uno demasiado oscuro, a si mismo con el vino, debemos ir en forma ascendente, tomando en cuenta el cuerpo y la intensidad de este.

Un chocolate blanco podría ir excelente con un vino frutado y de toque dulce.

Algun chocolate de leche va bien con un vino de postre, teniendo muy en cuenta el dulzor del chocolate, ya que podría anular la frutosidad en vinos tintos y secos, añadiéndoles un sabor amargo.

Por otra parte un chocolate semi oscuro debe maridarse con un vino más robusto, de forma parecida un chocolate demasiado amargo debe ir con vino potente y de sabor muy intenso, este es el rango preferido de los amantes a los sabores fuertes.

Aunque también hay una opción neutral para todo tipo de paladares, ya que el champagne o algun otro tipo de vino espumoso va perfecto con cualquier chocolate en general.

En realidad los expertos aman este maridaje, pues se combina sabor y buen gusto en uno solo, a partir de dos productos con gran historia y complejidad en cada uno de ellos.

Por otra parte cabe mencionar que el vino y el chocolate también pueden combinarse perfectamente en el ámbito pasional, pues ambos son considerados afrodisiacos increíbles, y al juntarlos se obtiene una mezcla de extasis, ya que juntamos la sensualidad del vino con el erotismo del chocolate, además de las razones científicas, las cuales señalan que de acuerdo a sus propiedades potencian los niveles de endorfinas y serotonina en el cuerpo, al momento de degustarlos.

Ahora se sabe qué hay demasiadas razones para intentar y probar este maridaje de Dioses.