Granos de Cacao que utilizamos en JOHFREJ C&V


Granos de Cacao que utilizamos en JOHFREJ C&V

JOHFREJ C&V

La historia del Chocolate podría describirse como una sucesión de eventos que dieron como resultado el más dulce y delicioso descubrimiento de nuestra historia. Por lo general se le denomina chocolate al producto final de la preparación del fruto de un árbol denominado popularmente “cacao”.  Mesoamérica, la zona privilegiada, es la zona originaria de este fruto y hasta donde se ha podido seguir el hilo de su origen.

El cacao, especialmente su cultivo y consumo, siempre ha sido rodeado de una serie de acontecimientos que le dieron relevancia social, religiosa, medicinal y económica en diversas sociedades. Dada su propagación, aceptación y difusión a lo largo del mundo ha hecho que el cacao se vaya adaptando a sus zonas de cultivo para adoptar una serie de características que lo hacen único.

Actualmente existen 3 importantes grupos en los que se clasifica el cacao:

1.- Criollos: 10% de la producción y su calidad es máxima.

2.- Forasteros amazónicos: 79% de la producción, calidad media.

3.- Trinitarios: 20% de la producción, buena calidad.

Los granos criollos son de los que se obtiene la mayor calidad, pero su producción representa menos de un 10% del total mundial. Se cultiva principalmente en México, Nicaragua, Venezuela, Colombia, Madagascar y Comores. Cabe destacar que en nuestro caso, JOHFREJ C&V, utilizamos esta variedad de cacao y así garantizar la alta calidad de nuestros productos en cualquiera de nuestras tiendas: San Miguel de Allende, Querétaro, Texcoco y Tizayuca.

En orden de calidad se encuentran los forasteros amazónicos, los cuales con granos un poco más “corrientes”; su producción alcanza el 70% del total mundial. Se cultivan en Ghana, Nigeria, Costa de Marfil, Brasil, Costa Rica, República Dominicana, Colombia, Venezuela y Ecuador. En esta categoría se encuentra la mayoría de los chocolates comerciales y que se pueden encontrar en cualquier tienda de conveniencia.

Por último se encuentra la variedad trinitaria la cual se obtiene de híbridos obtenidos a partir de las variedades de criollas y forasteras, dada esta mezcla se puede obtener un mejor rendimiento a estas, son más resistentes a enfermedades y tienen un aroma más fino que los forasteros. Actualmente esta variedad representa el 20% de la producción mundial. Se cultiva básicamente en las mismas zonas productoras de cacao criollo.

Desde 1920, cuando iniciamos esta gran aventura en JOHFREJ C&V, nos dimos cuenta de que la calidad y la dedicación puesta desde el momento de la selección de nuestros granos de cacao, garantizaría que lleváramos verdaderos poemas convertidos en chocolate a cada uno de nuestros clientes.

Nuestros días comienzan con una dedicada selección de nuestro cacao, la cuidadosa preparación de nuestra materia prima, continúa con la pasión y el amor que nuestros asociados ponen en cada una de nuestras trufas, barras de chocolate, pralinés y más…

A lo largo de 96 años hemos mantenido la calidad y el compromiso en cada una de nuestras creaciones. Te esperamos en cualquiera de nuestras tiendas para que disfrutes de la experiencia JOHFREJ C&V.